jueves, 23 de abril de 2009

Cuento de Sant Jordi

Cuenta una leyenda catalana que un antiguo reino, constantemente asolado por la ira de un cruel dragón que devoraba todo ser vivo que se cruzaba en su camino y destruía con sus llamas cualquier construcción, decidió un día ofrecer sacrificios humanos a este abominable monstruo para aplacar su furia. Desgraciadamente, el destino quiso que la princesa del Reino fuera la primera invitada al "banquete"...
Justo en el momento en que la princesa iba a ser devorada, un apuesto caballero llamado Jordi apareció en la cueva del dragón y le dio muerte.


La sangre que brotó de la herida del dragón se transformó en una rosa roja, cuya belleza era sólo comparable a la de la princesa. Jordi y la princesa se casaron, fueron felices y comieron perdices...

Desde aquel día, Cataluña celebra su día de los enamorados el 23 de abril, en cuya fecha los chicos regalan una rosa a sus enamoradas, y ellas les obsequian a ellos con un libro.

Pese a encontrarnos en el Reino del Gran Dragón, quizá un pariente lejano de aquel temible dragón catalán, también hemos querido celebrar este día tan especial.


¡Gracias a esos seres tan mágicos por los libros (y no me refiero a los escritores, aunque a ellos también por supuesto, sino a sus mensajeros)!


2 comentarios:

Claudia dijo...

Ayyyy con razón fue un día lindo, love is in the air!!!!

Te ganaste un besito de más por haber hecho una extra foto con el libro que más horas pasó en un avión!

M. Escudero dijo...

¿Tú puedes ver la gente que se hace seguidora de tu blog?... Al final he cedido, solo por ti, que lo sepas. Muchos besos.