domingo, 10 de agosto de 2008

Cuento sobre los Reinos del Mediterráneo: Formentera (III)

Junto al mágico Reino de Ibiza, morada del Príncipe, surge de las cristalinas aguas una pequeña isla en forma de zapato de tacón, que junto a su hermana mayor ibicenca forman Ses Pitiüses, la tierra de pinos.


El Príncipe ya había visitado Menorca y Mallorca, unas islas muy distintas a aquélla que él habitaba. Tras un par de días de descanso en su hogar, el Reino vecino de Formentera también reclamaba su atención. Esta vez, no habría anfitriones, sólo la compañía de cuatro jóvenes doncellas, siempre dispuestas a emprender una aventura junto a él.


Un veloz navío aguardaba a los intrépidos viajeros y, afortunadamente, Poseidón calmó sus olas para ofrecerles una travesía tranquila, nada de odiseas... Ya en puerto, el carruaje que debía llevarlos a las blancas arenas de Formentera retrasó su partida, pero el grupo estaba tan feliz que no les importaba demasiado.

Las siempre claras aguas de Formentera sirvieron de telón de fondo para los "posados" de la gente más cool de la isla. La diversión estaba asegurada, servida con sandía de postre y empacho italiano.

3 comentarios:

古龙 (gu lóng) dijo...

Menuda foto... Si parece una isla con sirenas tostándose al sol... Menuda agua. Si no fuera porqué soy de Mallorca pensaría que ese paisaje solamente se ve en el Caribe!!! Bsss. Lluís

Raúl dijo...

Ya les gustaría a los piratas caribeños y a los dioses de aquellos cálidos mares contar con la presencia de estas bellas sirenas, pero ten cuidado en no dejarte "embaucar" por su canto...

Pablo Álvarez dijo...

Luís, tendremos q llevar tapones... o no? :P

Ni Ibiza, ni Formentera, ni Mallorca, ni el Caribe... cómo se nota q no habéis gozado de las cristalinas, paradisíacas y desiertas playas tropicales de BeniYork, la ciudad de los rascacielos, la ciudad de la luz, la ciudad del buen gusto!

Si tenéis la fortuna de evitar esta ciudad, hacedlo

xDDDDDD